Si bien la expresión “rock n’ roll” vería la luz recién en el año 1951 de la mano del DJ Alan Freed, el rock comienza a gestarse como género un largo tiempo antes. La migración de buena parte de la población de raza negra desde el sur hacia el norte de los Estados Unidos en la década del cuarenta, rock-1560867_960_720 (3)provoca la expansión de la popularidad de los principales géneros de ese grupo social a sectores en los que nunca antes había logrado penetrar. La influencia del blues, el jazz y el gospel, entre otros, da lugar a la evolución de un género que combinaba elementos de cada uno de ellos, y que se caracterizaba por promover el trabajo de solistas y pequeñas bandas, en claro contraste con los grandes grupos de jazz de la época.

Durante los años cincuenta, la popularidad de músicos como Chuck Berry, Buddy Holly y Little Richard lleva al rock a ingresar finalmente en los rankings musicales. Para la década siguiente, los roles se invirtieron y es este género el que pasa a dominar la gran mayoría de los escalones en los podios, con la diversificación a nuevos estilos como el soul o el folk rock, y la llegada al público masivo de la “invasión británica”, con grupos que se convertirían en emblemas del rock como The Beatles y The Rolling Stones.

Los años ’70 muestran el declive de la música psicodélica que dominó la década anterior, en particular luego de la muerte de Jimi Hendrix. Esto daría paso a expresiones diferentes, como el rock progresivo y el hard rock, en una rápida transición hacia el surgimiento del heavy metal a finales del período. La popularidad de las bandas de rock alcanza niveles inéditos, y comienzan a realizarse los primeros conciertos masivos en estadios.

La aparición de nuevos medios de difusión para la música es lo que marca la evolución del género en las últimas décadas. Cadenas dedicadas exclusivamente a los vídeos musicales, como MTV, y la aparición de internet y los servicios de streaming, lograron llevar la influencia del rock a todos los ámbitos.